Los que siguen

martes, 18 de marzo de 2008

CT El final de la Impotencia

Como habéis leído me he encontrado con Lucía (nombre figurado) en una situación de impotencia durante una semana, cada vez que tenía grupo con ella, yo y todos los demás miembros del grupo se llenaban de impotencia debido a sus continuos lloros para evitar que le dijerámos cosas, a sus mentiras y a su forma de presentarse hacia los demás.
Como explicaba en mi entrada anterior me sentía cargada, es cierto, que el día que más cargada estuve fue el primero, después estuve analizando que me pasaba con esta persona y con esta situación, ya que en un trabajo como el mio muchas veces también hay que ver cuales son las propias limitaciones así como saber las potencialidades.
Hablando lo que me pasaba con ella con el equipo, alguien me dijo: -"Hazte responsable de lo que estas sintiendo, no lo niegues y devuélveselo a la persona"
- ajam- me dije a mi misma- ¿cómo lo hago?
En el grupo del miércoles de esta semana, el primero que hicimos en la calle gracias al tiempo, la situación se volvio a repetir, 13 personas en el grupo, primero dejo que hablen otras personas Marco habla sobre lo desmotivado que se encuentra esta semana, Aisa de que empieza a estar motivada, ...
Cuando quedan 45 minutos para acabar el grupo, Lucia pide palabra y me digo a mi misma relajate... empieza a hablar, empieza directamente mintiendo, no le dí tabaco a Laura, no entre en la habitación de Laura, no.... era todo mentira, además todo esto lo dice mientras llora y dice que esta en el programa por su hija... el grupo enseguida se empezó a calentar, la gente le hablaba con tono de impotencia, así que en ese momento decidí hacer lo que me dijeron...
-Lucia, yo estoy aquí para ayudarte pero la ayuda la tienes que querer tu y pedir tu, llevas cinco meses aquí y seguimos igual...
-"No es verdad, he mejorado"-
Déjame terminar Lucia, mira siento impotencia cuando trato de ayudarte, siempre he tenido que hacer contigo el papel de policía y no me gusta, se que a veces lo tengo que hacer, pero aquí has venido porque quieres ayuda, yo se que en el fondo la quieres, porque llevas cinco meses y si no la quisieras te habrías marchado...pero esto no puede ser, si sigues así te sigues destrozando a ti misma, nosotros nos podemos enfadar, pero no va más allá para nosotros, ....
Fue empezar de esta manera y la muchacha se aplacó inmediatamente, empezó a reconocer su forma de funcionar, reconocer que lo primero que hace es mentir,...
No es más que un pequeño paso, pero la energía negativa que se había generado en todo el grupo tras esta intervención dió la vuelta, no sólo en ella, sino también en sus compañeros...
Ese día salí contenta del grupo...

1 comentario:

Aisinyemaya dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.