Los que siguen

lunes, 18 de enero de 2010

Callar, mirar, y después hacer...

Otra vez estoy fuera del trabajo, la semana pasada, lo pocos días que estuve de vuelta en la CT, llovían hacía mi halagos y desprecios de una misma persona, presión y presión que por mi forma de hacer me llevo a una vez más a ridiculizarme delante de todo el mundo en un momento en el que estoy recién incorporada al trabajo, con unos niveles altos de ansiedad y con medicación por ello, desde el Infarto Cerebral que tuve hace ya más de un año.

Palabras bellas al tiempo que cuchillos afilados caían sobre mi durante una semana, callada, en silencio seguía para adelante, llegaba medio dormida al trabajo, y me decían que era impulsiva pude ser, quien sabe... pero también se que intervine en momentos que no interesaban por que escocía lo que decía...

Con los chavales yo estaba fenomenal, dando los grupos, en los tiempos libres, en sectores con ellos trabajando en cocina, lavandería, en charlas, no había mayor problema, de hecho... el miedo que tenía de volver al trabajo por la dificultad con los machaques de una persona han desaparecido... cuando sentí que me pisoteaban por enésima vez, salte, salté porque me sentí ridiculizada ante todo el equipo, hay ciertas cosas que sólo hay que decirlas a la persona en cuestión, y no delante de todos los compañeros, en el último momento y quitándome lo que iba hacer pocos minutos antes,...

Cuando yo ya estalle, me dice si quieres lleva grupo, y le digo no ya no quiero!!!!!!!! Me dice no se trata de que quieras o no... efectivamente no se trata de eso, pero le conteste,... me dices que estoy demasiado medicada para estar en este trabajo, y un montón de cosas más que me dijo esa semana metiéndose conmigo... para luego decirme que me vaya a grupo cuando estaba con los ojos enrojecidos de la ira, de la impotencia, del dolor y de sentirme ridiculizada....

Por suerte tengo grandes compañeros dentro del trabajo y muchos han vivido con la misma
persona situaciones parecidas... pues nada... me deje aconsejar por esas palabras savias de compañer@s del trabajo.... en las que por ahora, cuando vuelva me cuide yo... observe y callé... y cuando lleve tiempo otra vez incorporada pondré puntos sobre las ies, no se puede trabajar así, no se puede hacer así con los compañer@s de trabajo, así como tampoco se puede hacer así con los residentes.... cuando no son de su misma "cuerda" ridicudizarlos, meterse con ellos, chillarles, etc,. así no se interviene, se podría llamar maltrato. No es que lo haga con todo el mundo y de hecho aprueba en las encuestas que se le han hecho a los usuarios, aprueban muy bien todos los educadores que trabajamos allí...

De todas formas yo ya he oído en pasillos "si te ganas la confianza de Sandra, tienes el programa hecho", los usuari@s no son tontos y se dan cuenta de muchas cosas....

Estaba hace una semana metida en un pozo sin poder dejar de llorar, ahora quiero recuperarme lo antes posible volver al centro de trabajo y volver, de forma muy diferente...

Cuando queremos hacer que vuelva la energía a nuestra vida, a nuestro ser...nos rodeamos de la gente que nos vida.... y pasito a pasito estamos un poquito mejor....

9 comentarios:

jimena011 dijo...

Querida psicoloka.

Lo que cuentas me recuerda, con pelos y señales, una situación laboral vivida por mí hace unos años. Creo que casi todos, a lo largo de nuestra experiencia, nos topamos con personas así. Mi personaje en cuestión tiene un perfil casi idéntico a la persona que tú describes.

Ciertamente, permanecer en un ambiente así se hace muy cuesta arriba. Más aún para personas tan sensibles como nosotras. Yo, personalmente, no soporto ver una injusticia y así se lo hago saber al causante de la misma, sea quien sea. Como entenderás, en este mundo que nos toca vivir, la sinceridad y honestidad están muy devaluadas...

Con los años he aprendido, en determinadas situaciones, a contar hasta diez y a controlar un poquito mis impulsos pero, la verdad, siempre seré una persona más visceral que racional, una persona que prefiere ir de frente, con la verdad, que convertirse en un ser sibilino e interesado; alguien que puede ser “demasiado” (¿dónde está el límite? y ¿por qué es malo?) sensible pero que se niega a tener una roca por corazón.

Particularmente, me parece muy injusto el trato recibido sobre todo por tu condición de recién incorporada al puesto. Ni periodo de adaptación ni leches... para qué?. Cuánta sensibilidad...

Cuídate, rodéate de gente buena que te haga bien, escucha sus opiniones, escucha a tu corazón...
pero, sobre todo, no permitas nunca que nadie, jamás, te haga dudar de tí misma ni de tu valía.
Vales un montón, tía. Lo sabes y lo sabemos todos los que hemos tenido la suerte de tropezar contigo, estoy segura. ;)

Besitos!!!.

Psikoloca dijo...

Hola Jimena!!!!!!!!!!!! Si es una situación dura, que en cualquier trabajo es dura, pero cuando trabajamos con personas,...como educadores y educadoras, psicologas es algo que me llena de impotencia como hacen con residentes y con compañeros, como manipulan....

Me deja fatal!

Butterfly dijo...

Yo sufrí acoso laboral durante un año. Callaba y tragaba hasta que no pude más y reventé. Puse una queja a la dirección y sindicatos y aunque amonestaron a la causante del acoso éste no sólo no cesó sinó que se incrementó. No me dejó tranquila hasta que llegó otra tras de mí.
Por algún motivo tú eres una amenaza para esa persona,todo es cuestión de celos, ella es sabedora de tu valía y te teme. Créelo, es así.
se trata de una guerra psicologica, a ver si puede contigo. Sé firme y segura. Todo pasará y comprobarás lo fuerte que eres.
un abrazo.

Psikoloca dijo...

Muchas Gracias Butterfly, eso es lo que se me fue de las manos cuando explote, que la serenidad se fue a paseo y me puse como una energumena, chillando y llorando... por eso estoy pensando en las estrategias de mi vuelta... a parte de que me quiten medicación (si lo ven necesario, y si no por aquí seguiré, estudiando, escribiendo, y haciendo deporte)....

Un besito

Butterfly dijo...

Bueno, yo también cogí más de una rabieta y más de una vez me comporté como una niñata llorando por las esquinas. De todo se aprende.
Tú no tengas prisas. Coge fuerzas y al toro.
Un beso enorme.

Asier dijo...

Hola Psikoloka:

Antes de nada, queria acercarme a esta tu ventana educativa para darte muchos animos y desearte lo mejor en tu vida personal (no sabiamos nada del problema cerebral) y profesional. En cuanto a la profesional, leyendo lo que dices, lo que vives, y por momentos lo que sufres, comparto las opiniones de tu gente y los participantes del Foro:

Es tu momento. Pensar en tu labor con los residentes, mas que en la relación o no, y enconamiento con esa persona. Tu inteligencia, tu profesionalidad, tu sentido común, y tu gente, te aportarán la fuerza suficiente para librar esos obstaculos que se plantean.

Total, ya sabes que "como es imposible gustar a todo el mundo, opta por lo más dificil: Gustarte a ti misma ".

Bss y cuidarse mucho.

Att. Asier (Educablog)

Psikoloca dijo...

Aupa Asier!

Si lo de mi infarto cerebral además estuvo relacionada con el estrés laboral y dentro de lo laboral, con Sandra, la directora, donde ella me tuvo en cambio de grupo constante, sin intercambio de información durante cuatro meses, donde yo decía no vamos bien, no se trabaja así, es malo para el educador y para los chavales, y la respuesta era: no eres psicologa coges mucha información, pero lo real es que tenía la información de 50 personas...

Todo el verano con migrañas... fatal, faltas de respeto de ella hacia compañeros de trabajo, hacia residentes, etc. Y dos días antes de irme de vacaciones... patapum.... lo calificaron ictus juvenil de origen indeterminado, y como mayor factor de riesgo el estrés, ya que los indicadores típicos de este tipo de accidente cerebrovasculares, tensión, colesterol, consumo de drogas, etc.. daba todo en los niveles normales....

Yo a mi misma me gusto (que mal queda) jejeje... pero la verdad tengo que aprender a superar esas situaciones, pero a veces es difícil, cuando esta persona va diciendo a todo el mundo que a mi me ha dado un infarto por estudiar... tócate los pies....

Pero eso ya es pasado... ahora toca otra cosa una operación el lunes...

Eskerrikasko

Maite dijo...

Mucha fuerza; te entiendo perfectamente, tras más de veinte años de trabajo como educadora, (imagina, antes de que "la educación social" existiese en la Uni como especialidad), me veo en una situación en que te puedo comprender:juzgada, presionada y con miedo .
Como dice Asier nos tenemos que querer nosotras mismas, ...adelante, mucha energía positiva...saldremos de esto...tenemos mucho que aportar y valemos . Un beso y un abrazo

Psikoloca dijo...

Hola Maite!!!!!!!!!! Bien venida a este lugar... en el que hace tiempo no escribo, a ver si vuelvo a coger el ritmo anterior, ahora ya de vuelta en el trabajo, por ahora de tardes y sábados enteros... pues bueno bien...la sandra sigue con sus sandradas cuando vuelva a día... le pararé los pies... compañeros mios han estado por denunciarla por moving... pero es tan difícil de demostrar... de todas formas me han dicho, parale mucho los pies, y al final te terminará valorando...

Un saludo