Los que siguen

lunes, 2 de junio de 2008

Sedúcete para seducir, "vivir y educar las emociones" (3) Eva Bach y Pere Darder

¿UN TIEMPO PARA CADA EMOCIÓN Y CADA EMOCIÓN A SU TIEMPO?

La respuesta a la pregunta, un tiempo para cada emoción y cada emoción a su tiempo, puede ser si o no. Si, si se quiere decir que todas las emociones tienen que poder vivirse y expresarse y que deben hacerlo cuando se están viviendo y sintiendo. No, si se quiere decir que existe un tiempo y un espacio apropiado para cada emoción. Que las emociones puedan ser expresadas en el momento en que se viven, no significa que la educación de las emociones no eduque en aspectos como, aprender a discernir en que ocasiones conviene introducir pausas entre la emoción y la respuesta que se deriva de ella para evitar ciertos riesgos que podrían comportar acostumbrarnos a reaccionar en el momento que aparece la emoción. Conviene recurrir a la dimensión cognitiva cuando la emoción nos impulsa a actuar, y decidir si estamos en condiciones de acierto o es mejor que esperemos.

La educación de las emociones debe sustentarse en que la educación y el desarrollo afectivo – emocional son procesos permanentes que necesitan desequilibrios más o menos periódicos y temporales para favorecer equilibrios más sólidos y consistentes sucesivamente. El fracaso entendido como un período que genera desequilibrio puede ser formativo, en éste la persona puede descubrir sus limitaciones así como sus capacidades de resistencia y de superación.

PREVENIR NO SIEMPRE ES MEJOR QUE CURAR

La educación emocional como prevención tendría sentido, en primer lugar, para garantizar el respeto y la dignidad del otro, en segundo lugar, para garantizar la dignidad de uno mismo y evitar adicciones, y por último, para prevenirnos de que no todo se puede prevenir. La educación de las emociones no tendría que ser una prevención hacia todo lo que todavía no ha ocurrido pero podría suceder, sino que la educación de las emociones es una orientación hacia, para afrontar la vida.

APRENDER A DESAPRENDER

Aprender a vivir las emociones no es una tarea fácil, la sociedad y la educación han lastimado nuestra capacidad emocional, por ello conviene que las personas aprendamos a desprendernos de las incapacidades aprendidas y volver a aprender capacidades nuevas, o mejor dicho deberíamos curarlas. Es necesario que se vayan dejando atrás las resistencias que nos impiden un compromiso real con nosotros mimos y con los demás.

4 comentarios:

Eloi BLQ dijo...

de acuerdo con todo lo que dices, sobretodo con lo último cuando comentas que hoy en día se ha perdido la capacidad de transmitir las emociones.

Creo que es importante basar una educación en lo emocional, hacer grupos donde a través de las emociones y el respeto se creen formas de trabajo totalmente diferentes.

De todas formas, es triste que la sociedad de hoy en día tenga que preparar estos cursos diferentes, como talleres de risas, de abrazos... etc ¿Porqué no sale todo de forma natural? pues no lo sabemos.

Finalizando, esta muy bien que haya gente que se dedique a esto y lo potencie, pues como dicen, es bueno que riamos unos 20 min al día, pues si no llegamos de forma natural, riamos simplemente por reir.

saludos

neurotransmisores dijo...

No es nada fácil cambiar los cimientos de la personalidad.

Saludos.

Info-Social dijo...

Fué tu cumpleaños, verdad?
MUCHAS FELICIDADES princesa ! ! !

Espero que te pases por mi blog, me gustaría saber tu opinión sobre mi último artículo.

Besos.


Tina.

Psikoloca dijo...

Hola guapa! Gracias por felicitarme, ahora estoy muy cansada, pero en cuanto pueda, me paso por tu blog para leer el artículo...

Besos